Quizá es lo que más te estés preguntando. De hecho, muchos propietarios buscan antes al más barato que al mejor, obteniendo unos resultados para el olvido. Si algo somos es coherentes, y no cobramos la misma cantidad al propietario de un piso de 25.000 euros que al propietario de un chalet de 120.000 euros. Nuestros honorarios dependen de las exigencias que entrañe la intermediación de tu vivienda y del precio de la misma. Solo cobramos si se vende ¡Nos adaptamos a las circunstancias!